Sobrevivió a los nazis y al 11-S, pero no al coronavirus

más noticias

A sus 13 años, David Toren se fue de Alemania en uno de los “kindertransports” que sacaron del país a miles de menores judíos antes de la Segunda Guerra Mundial en 1939.

Su familia que falleció en los campos de concentración, era dueña de una vasta colección de obras de arte que fue apropiada por el Partido Nazi y luego vendida a comerciantes.

Toren arribó a los Estados Unidos con 100 dólares en el bolsillo y se recibió de abogado con una exitosa carrera; tenía una oficina en el piso 54 de las Torres Gemelas.

Muchas de las pertenencias que tenía las perdió con el ataque del 11 de septiembre del 2001, que tuvo lugar antes de que él llegara a la oficina.

A pesar de perder la visión por una enfermedad, intentó recuperar lo que los nazis le habían robado a su familia. Demandó al gobierno alemán y en el 2015, recuperó la obra “Dos jinetes en la playa”, el cuadro de Max Liebermann que tanto le había impactado de niño.

Sin embargo, Toren falleció el 19 de abril en su casa de Manhattan con síntomas del coronavirus, a los 94 años. Tuvo a su hijo Peter y dos nietos.

Su hijo, Peter Toren, declaró que su padre pasó sus últimos años tratando de recuperar la colección y que él continuaría con esa empresa.

“Nunca se sintió una víctima ni pidió compasión. Pero sentía que estas obras le pertenecían y la lucha por recuperarlas le dio un sentido a su vida. Siempre tuvo una actitud estoica, nada sentimental”, dijo el nieto de Toren, Ben.

Fuente: Infobae

Advertisment
Advertisment