Los niños franceses tendrán que dejar sus “smartphones” en casa o apagarlos.

La polémica ley anti-smartphone fue aprobada en Francia por legisladores, la cual prohíbe teléfonos inteligentes, así como otros dispositivos que requieran internet, como tabletas dentro de las escuelas, en niños de entre 3 y 15 años.

Los niños franceses tendrán que dejar sus “smartphones” en casa o apagarlos cuando estén en la escuela a partir de septiembre.

La ley es parte de las promesas de campaña del presidente Emmanuel Macron y fue aprobada con 62 votos, apoyada por miembros del partido de centro de Macron, La République en Marche. Algunos legisladores de derecha y de izquierda se abstuvieron, declarando que la ley cambiaría las cosas muy poco.

Cabe decir que la nueva ley hace excepciones para estudiantes con discapacidad, durante actividades extracurriculares y para uso pedagógico. Además, las escuelas podrán establecer excepciones en sus reglamentos internos.