Robot reconforta a ancianos con demencia

más noticias

Se han vendido más de 1.000 robots a hospitales alrededor del mundo.

El pequeño robot Zora es un experimento que tiene como objetivo cambiar el cuidado de pacientes de la tercera edad que padecen demencia y enfermedades similares en hospitales de Francia.

En efecto, muchos pacientes sintieron un vínculo emocional con el robot, y lo trataban como a un bebé. Lo cargaban, lo arrullaban y besaban su cabeza.

Zora, que tiene un costo de hasta $18.000, es controlado por un enfermero que lo maneja desde un ordenador portátil, sin que los pacientes sepan que él lo controla.

Zora dirige sesiones de ejercicio y propone juegos. Algunos consideraron a Zora como una herramienta superflua que solo “mantiene ocupados a los pacientes”, de acuerdo con Sophie Riffault, una enfermera.

Otra enfermera, Nathalie Racine, dijo que no dejaría que un robot alimentara a los pacientes aunque pudiera. Los humanos no deben delegar momentos tan íntimos a las máquinas. “Nada remplazará el roce humano jamás, la calidez que nuestros pacientes necesitan”, comentó.

ZoraBots, la empresa de Bélgica detrás del robot, ha vendido más de 1.000 robots a los centros de cuidados en todo el mundo, ubicados tanto en Estados Unidos y Asia, como en el Medio Oriente.

Advertisment
Advertisment