Autoridades y centros de rehabilitación no pueden por sí solos resolver el problema de las adicciones.

Necesitamos programas en todos los grados escolares, y la ayuda familiar.