La obesidad pone en riesgo la vida de nuestros hijos, genera enfermedades como la diabetes y la hipertensión.