sábado 2 marzo, 2024

Son menos los niños que lloran en su primer día de clases.

más noticias

Pláticas en casa permiten que los pequeños lleguen con confianza a los salones.

La primera semana de clases es un proceso de incorporación principalmente para los pequeños que entran al kínder, pero en la actualidad son pocos los menores que lloran al ser dejados por sus padres en las escuelas, esto se debe a que en casa se les habla del proceso.

En algunos planteles optan porque durante la primera semana uno de los padres de familia se quede con el menor para que se familiarice con el maestro, el salón y sus compañeros de clase.

En otros preescolares sólo se les permite que los padres de familia dejen en el salón a sus hijos para iniciar con juegos y estrategias de inclusión.

Por lo que aquellas escenas de niños llorando al ser dejados por sus padres son cada vez menos notorias en los arranques del ciclo escolar.

spot_img
Advertismentspot_img