Menores no deben de ser castigados con golpes o expuestos para corregir un comportamiento.

más noticias

Son pocos los padres que utilizan castigos como el clásico chanclazo, prefieren el diálogo.

Aunque las nuevas generaciones son más rebeldes, son menos los castigos físicos que los padres aplican a los hijos, expertos aseguran que con el diálogo se forman mejores personas.

Con el paso de los años el trato y castigo a los hijos por parte de los padres de familia ha cambiado, anteriormente se reprendía a golpes o el clásico chanclazo, quienes utilizaron la medida aseguran que daban resultados, aunque hoy en día no es así los menores son más indisciplinados.

En la actualidad los padres aseguran que el trato debe de ser a través del diálogo, sin embargo, aún hay quien toma medidas como una madre que puso a vender chicles a su hija para que valore lo que tiene, castigo que fue criticado en las redes sociales.

Para los profesionales estos tratos generan en los menores desconfianza, inseguridad, actitud negativa y en algunos de los casos hasta se vuelven violentos o utilizan el bullying contra sus compañeros, afectando su comportamiento en el crecimiento.

Ante los malos comportamientos la solución es el diálogo, si no resulta, expertos señalan que castigos como el decomiso de teléfonos o videojuegos resultan una opción, pero sin llegar al uso de la violencia.

Advertisment
Advertisment