Menor fue sacada por su madre de centro de rehabilitación para prostituirla y murió.

más noticias

Pero también hay historias de personas que luchan contra las adicciones.

Las adicciones a las drogas pueden arrojar historias contrastantes en esta frontera; como la de Silvia y Caty que a continuación compartimos con todos ustedes.

Se llamaba Silvia y tenía 15 años, un día un hombre mayor de 40 años la llevó al centro de rehabilitación “Casa Corazón” en Tijuana porque la chica tenía problemas de esquizofrenia.

La recibieron, la trataron, parecía que se iba a recuperar, había alegría entre quienes observaban que le iba bien.

Pero un día su madre la reclamó, se la llevó antes de tiempo para prostituirla, poco después fue reportada como desaparecida y unas semanas adelante la encontraron muerta.

En la otra cara de la moneda esta Caty, una joven de 33 años que desde los 16 comenzó a consumir crystal y que revela fue un encuentro fuera de toda proporción.

Del día que inició con el consumo de crystal a la fecha pasaron 17 años y hoy lleva cuatro meses en rehabilitación.

Sólo quiere terminar los seis meses de internamiento y volver con los suyos, entre ellos su hijo de seis años de edad.

Esta es la historia del consumo de drogas en una frontera como Tijuana, donde hay seres humanos que logran salvarse, pero otros se pierden para siempre en la nebulosa constelación de adictos y no llegan a platicar su historia que como todas estará llena de ausencias, miedo, carencias y desesperación.

Advertisment
Advertisment