Los dinosaurios tenían que lidiar con las garrapatas hace 100 millones de años.

más noticias

Un nuevo descubrimiento demostró que estos ácaros se alimentaban de la sangre de dinosaurios.

Mucho antes de convertirse en la pesadilla de otras especies, las garrapatas ya chupaban la sangre de los dinosaurios, de acuerdo a un estudio científico publicado en la revista Nature Communications.

Investigadores españoles y británicos encontraron cuatro garrapatas perfectamente conservadas en ámbar, de 99 millones de años de antigüedad.

Según los especialistas, estos especímenes pertenecen a una nueva especie, bautizada como ‘”Deinocroton draculi”, que significa terrible garrapata de Drácula.

También se descubrió que uno de estos ácaros estaba repleto de sangre y otro tenía una pata enredada en una pluma, que debía pertenecer forzosamente a un dinosaurio terópodo, puesto que las aves todavía no existían.

Además, dos garrapatas tenían pelos de un tipo de larva de escarabajo que se cree que vivió en nidos de dinosaurios.

Las garrapatas se fijan en la piel de su presa para alimentarse de su sangre, propagando a menudo una gran variedad de enfermedades.

Advertisment
Advertisment