Llegar a Europa, el reto para productores de moluscos en BC

más noticias

Llegar al mercado europeo es el gran reto de productores de moluscos bivalvos y autoridades sanitarias; existen laboratorios, solo falta certificarlos.

El Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada organizó una Conferencia Internacional sobre Seguridad de Moluscos Bivalvos con la participación de productores, autoridades de salud y académicos de 18 países como India, Corea del Sur, Chile, Inglaterra, Estados Unidos y México, a desarrollarse del 9 al 13 de septiembre.

El objetivo es llegar a un criterio unificado para la certificación de la inocuidad de estos productos marinos.

“México es uno de los 10 países de mayor producción de moluscos bivalvos, la mayoría son de pesca de extracción; Baja California es el principal en la cuestión de cultivo, existen varias áreas certificadas que permiten producir y son las que pueden exportar, ahorita se exporta principalmente a Estados Unidos”, dijo Ernesto García, Investigador del Departamento de Oceanografía del Cicese.

La producción nacional anual es de 70 mil toneladas, de las cuales 5 mil se exportan destacando principalmente mejillones y ostiones, posicionándose como principales estados productores de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa.

Los que más preocupa a las autoridades es que estos productos absorben las toxinas del mar y se requiere de una estricta vigilancia para evitar la intoxicación de los consumidores, principalmente ante fenómenos naturales como la marea roja del Golfo de California.

“Algunas sustancias que pudieran estar presentes como las toxinas marinas, no se eliminan al someterlas al tratamiento térmico; los moluscos bivalvos requieren de controles sanitarios especiales”, comentó Jorge Antonio Vela, subdirector General para la Protección Contra Riesgos Sanitarios.

Aunque los productores nacionales han logrado exportar sus productos al mercado de Estados Unidos y Asia, el siguiente llevarlos a Europa, donde existen controles sanitarios más estrictos que exigen de más tecnología.

“Nuestro programa está homologado con Estados Unidos, y ellos nos piden, haz estas técnicas para el análisis de toxinas marinas, pero en Europa es más sofisticado, y nos dice esas técnicas son más viejas, de hace 50 años que consistían en sacrificar ratones; ellos exigen que sean por pruebas analísticas, o sea una máquina que analiza que toxinas tiene, esas las tiene el Cicese solo habría que certificar esos laboratorios”, explicó Juan Carlos Lapuente, presidente del Comité Estatal de Sanidad e Inocuidad de Baja California.

Advertisment
Advertisment