Las leyes medioambientales serán ignoradas para construir el muro de Trump.

más noticias

El Departamento de Seguridad Nacional no realizará un informe previo a la construcción de una parte del muro fronterizo para calcular los daños medioambientales.

Los activistas medioambientales alertan de las consecuencias que el muro de Donald Trump podría tener para las especies que se encuentran en la frontera que divide a los dos países.

Estados Unidos ha obviado las advertencias de los expertos y construirá una parte de lo que podría convertirse en el famoso muro de Trump.

El muro podría atravesar el parque nacional en Santa Ana, en Texas, donde habitan unas 400 especies de aves, además de el jaguar de la especia Panthera onca que fue visto en lugares fronterizos como Arizona y Sonora.

Antes de construir el muro o cualquier tipo de infraestructura, Estados Unidos debía realizar un informe para saber los impactos medioambientales de su proyecto.

Este martes, el Departamento de Seguridad Nacional ha anunciado que no realizará este informe y renunciará a las leyes ambientales para acelerar la construcción de prototipos de muros fronterizos, y otros proyectos que fomenten la seguridad cerca de San Diego.

Los estudios de impacto medioambiental pueden ser eliminados siempre y cuando se certifique la urgencia para construir en lugares públicos, afirmó el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado para argumentar la rápida construcción.

La decisión fue firmada la semana pasada por el entonces secretario de Seguridad Nacional y ahora jefe de gabinete de la Casa Blanca John Kelly, aunque no ha sido anunciada hasta este martes en un comunicado del DHS.

Al no realizar el informe, Estados Unidos podría violar leyes importantes en cuestiones medioambientales como la de Política Ambiental Nacional, la de Especies en Peligro, la Ley de Agua Limpia o la de Eliminación de Desechos Sólidos.

El Gobierno estadounidense ha afirmado que seguirá comprometido por el bienestar del medioambiente en la zona fronteriza donde pretende iniciar la construcción.

A pesar de las afirmaciones del Departamento, la diferencia radica en que a partir de este momento ya no está obligado a cumplir con las leyes que podrían echar para atrás su proyecto para reforzar la seguridad en la frontera entre Estados Unidos y México.

Advertisment
Advertisment