Esta “Tecnología de Campo Cercano” permite que dos dispositivos intercambien datos.

En la reunión del pasado 16 de julio, en la cumbre de Helsinki, el presidente ruso Vladimir Putin le regaló al mandatario estadounidense Donald Trump, el balón oficial que se utilizó en el partido final del campeonato del mundo.

Nueve días después del encuentro, la cadena Bloomberg reveló que el balón contenía un chip transmisor. Tras la reunión, varios dirigentes norteamericanos se mostraron escépticos con el regalo. No obstante, el dispositivo no se trata de un chip espía, informó Exclusivadigital.com.

Adidas, la marca fabricante del balón, explica en su página web que se trata de “Tecnología de Campo Cercano”, la cual permite que dos dispositivos intercambien datos o activen ciertas acciones cuando están físicamente conectados entre sí, a una corta distancia.

El dispositivo conectado al NFC transmite señales de radiofrecuencia que interactúan con el chip, y permite acceder a un sitio web a través de teléfonos móviles o tablets que ofrece contenidos exclusivos de Adidas, como competiciones especiales y desafíos.

El balón, además, lleva impreso un logotipo que indica la presencia de un chip. No obstante, es imposible determinar si este fue removido o no, ya que se encuentra ubicado entre las diferentes capas del esférico.

Bloomberg informa que la Secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, aclaró por medio de un correo electrónico que “el proceso de evaluación de seguridad que se realiza para cada regalo se hizo también para el balón de fútbol”.