Jesús Malverde, el santo de los narcos, “aparece” en el juicio de El Chapo

más noticias







“Fue un milagro…apareció él mismo”, dijo Eduardo Balarezo, uno de los abogados de Guzmán Loera.

Durante el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán en Nueva York, “apareció de la nada” una pequeña estatua de Jesús Malverde, el venerado santo de los narcos, en un cuarto pequeño, sobre un armario de metal, previo a la entrada de la sala donde se realiza el juicio.

Se desconoce cómo llegó hasta allí la figura, de unos seis centímetros, descubierto hoy por la prensa que cubre el juicio contra el capo del cartel de Sinaloa. Eduardo Balarezo, uno de los abogados de Guzmán Loera afirma que el santo está allí desde el inicio del juicio contra su cliente.

“Jesús Malverde apareció al inicio del juicio”, indicó el abogado, que a preguntas de si fue por petición del propio Guzmán Loera contestó que “fue un milagro…apareció él mismo”.

La leyenda de Malverde surgió en la segunda mitad del siglo pasado, cuando la actividad del narcotráfico se incrementó en México, específicamente en Sinaloa, estado considerado cuna de los más importantes capos de los carteles mexicanos.

Advertisment
Advertisment