jueves 22 febrero, 2024

Improvisan caretas con botellas de PET ante pandemia de coronavirus

más noticias

Tienen como propósito proteger a personal de enfermería y médico.

Lourdes Rodríguez, enfermera intensivista del Hospital General Tacuba del ISSSTE y parte del comité directivo de la Asociación Mexicana de Enfermeras Especializadas en Medicina Interna y Terapia Intensiva, AC, lanzó un SOS en redes sociales para solicitar a la comunidad mexicana que la ayuden a recolectar envases de refresco de plástico de tres litros y acetato para hacer caretas y, así, proteger a sus compañeros que están en contacto directo con pacientes contagiados de coronavirus.

“Esta solicitud de ayuda que hice lleva solamente 24 horas en las redes y ya ha sido impresionante la reacción y la solidaridad de los mexicanos. En menos de un día conseguí más de 100 acetatos y muchas personas se ofrecieron a hacer las caretas con las botellas de refrescos en sus propios domicilios y entregármelas una vez que estén listas”, dijo Lourdes Rodríguez, en entrevista con Excélsior.

En esta fase 2 de la contingencia también son cada vez más médicos vulnerables ante esta emergencia sanitaria, como adultos mayores y con padecimientos crónicos, quienes levantan la voz y denuncian las faltas de garantías y de insumos en el sector de salud público.

En México, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que hay 12 millones de personas portadoras de diabetes, aunque no lo saben, por la falta de cultura de detección temprana, para colocar a nuestro país en el noveno lugar de prevalencia a nivel mundial.

El ISSSTE no es la única institución de salud pública en el que los médicos tienen miedo, por su condición vulnerable, ante la enfermedad y la falta de insumos.

“A mí no me quieren dar licencia o adelanto de vacaciones, argumentando que somos el frente de batalla en estos momentos, y es cierto, pero no podemos estar en el frente si no contamos con los insumos necesarios, algunas doctoras ya compraron, incluso, cosas para protegerse, pero no tenemos cubrebocas ni batas, faltan protocolos de seguridad a la entrada de la clínica; personal médico sigue viniendo, incluso sin son diabéticos, hipertensos, embarazadas y estamos muy expuestos”, explicó una doctora de la Clínica Familiar Número 20 del IMSS.

spot_img
spot_img
Advertismentspot_img