El hombre fue declarado demente y condenado a un centro psiquiátrico en Inglaterra.

En Inglaterra, un hombre confesó de haber intentado asesinar a su esposa con una puñalada entre el cuello y el hombro, mientras estaba en la cama con los ojos cubiertos en un “juego sexual”.

De acuerdo a las autoridades, el hombre recién llegaba de vacaciones por lo que aprovechó para pasar el tiempo con su esposa y participar en una actividad sexual. El hombre le cubrió los ojos con un paño de cocina a la mujer para después salir de la recámara y comenzar con la cuenta regresiva desde 10.

La mujer se cansó del juego después de esperar 10 minutos contando, cuando de repente sintió que algo le arañaba levemente como si se tratara de un cachorro para luego sentir un objeto liquido que no se podía quitar y pensó que era un artefacto de utileria de Halloween, ya que percibió sangre que goteaba por su espalda.

Grande fue la sorpresa de la esposa al notar que el hombre la tenía sujetada con dos cuchillos, mientras al mismo tiempo la aseguraba para sacrificarla.

Tras los hechos, la víctima relató que su esposo había buscado un plan para deshacerse de ella ya que temía que el matrimonio no sería capaz de afrontar el paro de su hipoteca.