George Garofano, de 26 años, fue acusado de acceder ilegalmente las cuentas privadas de iCloud de 240 personas, entre ellas varias celebridades.

En 2014 fotos personales de Jennifer Lawrence fueron filtradas en las redes sociales sin su consentimiento. En ese mismo año, diferentes celebridades fueron ‘hackeadas’; se publicaron en internet fotografías íntimas de más de 100 celebridades. El crimen fue llamado ‘Celebgate’.

George Garofano, uno de los delincuentes cibernéticos que permitió la filtración de los materiales, fue atrapado y admitió su culpa el pasado abril. Garofano pidió una reducción de condena y no fue hasta el pasado miércoles cuando un juez federal del tribunal de Bridgeport, Connecticut, dictó sentencia condenando a Garofano a cumplir ocho meses en la cárcel y permanecer tres años en libertad vigilada.

Garofano no solo se guardó las fotografías que robó, sino que las compartió con otras personas. Es posible que también las haya vendido para obtener ingresos adicionales y confesó que realizó esto aproximadamente 240 veces en el transcurso de 18 meses.

Otros tres ‘hackers’ que colaboraron con George Garofanos tienen penas de entre 9 y 18 meses de prisión.