El deporte no está exento de la violencia que invade México

más noticias

Luego de la violencia que se desató en la ciudad de Culiacán el día de ayer y provocó la suspensión y aplazamiento de compromiso deportivos, el país despierta hoy con un nuevo suspiro y aliento de esperanza, esperando que las máximas autoridades encargadas de brindar protección y salvaguardar a la ciudadanía, actúen de la mejor manera, ya que niños, jóvenes, mamás y personas de la tercera edad, estuvieron en peligro latente.

Pero no solo en México suceden este tipo de acontecimientos, pasa en Rusia, Alemania, Francia, Venezuela, Argentina, Brasil, Estados Unidos de América, etc.

En España, el 12 de diciembre del 2014, el encuentro entre el Real Madrid y la Real Sociedad, tuvo que ser suspendido, luego del llamado del cuarto árbitro Roberto Jallas al colegiado principal Vicente Lizondo, quien le informaba que la ETA anunciaba que a las 21:00 horas harían estallar un artefacto en el Santiago Bernabéu.

En 1972, Alemania suspendió por un día las actividades de los Juegos Olímpicos, luego de la masacre y secuestro por parte del grupo terrorista Septiembre Negro, a miembros de la delegación israelí, en aquella fecha, 11 personas murieron.

Colombia no se queda atrás, en 1989 el campeonato nacional de futbol fue suspendido luego del asesinato de Álvaro Ortega, árbitro colombiano. Mismo que anuló un gol al equipo que respaldaba Pablo Escobar, la federación colombiana decidió suspender en su totalidad el campeonato.

Estados Unidos ha tenido varios acontecimientos de esta índole, el 11 de septiembre del 2001, luego de los atentados al World Trade Center en Nueva York y al Pentágono, el país norteamericano suspendió muchos eventos deportivo, la gravedad de los hechos fueron mayores, a tal grado de suspender varios compromisos de la UEFA Champions League.

Inglaterra suspendió el duelo amistoso entre los galos e ingleses el 14 de noviembre del 2014, luego de los atentados producidos en París, mismos que dejaron más de 100 personas sin vida.

El pasado 3 de octubre en Ecuador, se vivió un hecho de terror, a tal grado, que las máximas autoridades del país sudamericano tomaran medidas precautorias severas y decidieran suspender diversos eventos deportivos en todo el país.

Advertisment
Advertisment