¿Cuáles son las mejores actuaciones de Daniel Day-Lewis por las que será recordado?

La revista Time se refirió al artista en noviembre de 2012 como “el actor más grande del mundo”.

Hace dos semanas, el actor inglés Daniel Day Lewis sorprendió al mundo entero cuando anunció su retiro del mundo del espectáculo a sus sesenta años.

El actor es considerado por sus colegas y críticos de cine como uno de los mejores intérpretes de su generación con aún mucho que dar del mismo.

Aunque comenzó su carrera a principios de los ochenta, el filme que lo consagró como alguien  con mucho potencial fue My Left Foot de 1989.

Aquí interpreta a Christy Brown, un artista irlandés con parálisis cerebral, una actuación por la que se llevó a casa su primer Oscar como actor protagonista, además del BAFTA correspondiente.

Más tarde, se puso en la piel del reconocido Nathaniel Poe, heroico cazador mestizo norteamericano, para  la película The Last of the Mohicans de 1992, y un año después como Newland Archer en The Age of Innocence de Martin Scorsese.

Su interpretación de Gerry Conlon, un irlandés encarcelado tras confesar por coacción su pertenencia al IRA, en la película In the Name of the Father de 1993, le valió una nominación al Oscar como Actor Principal.

Y tras personajes como John Proctor de The Crucible en 1996 y Danny Flynn de The Boxer en 1997, la Academia de Cine estadounidense volvió a nominarlo por su terrífica y terrorífica actuación en Gangs of New York de 2002.

Intepreta al terrible gángster neoyorkino Bill Cutting, papel que le proporcionó su segundo BAFTA y para muchos probablemente sea el personaje con el que más se relacione siempre.

Su Daniel Plainview de There Will Be Blood, dirigida por Paul Thomas Anderson en 2007, un prospector de petróleo capaz de vender a su hijo para lograr sus fines, le hizo merecedor de otro Oscar, otro BAFTA y su primer Globo de Oro.

Y por su caracterización del más célebre presidente de Estados Unidos en Lincoln (Steven Spielberg, 2012) le dieron de nuevo los tres galardones. Pero todavía nos queda por ver cómo ha construido al Charles James de la nueva película, aún sin nombre, que ha dirigido Anderson este 2017, así que está por ver si debemos incluirle entre los papeles por los que será recordado.

La revista Time se refirió a él en noviembre de 2012 como “el actor más grande del mundo”. Así que no habrá tomado la decisión a la ligera. Lo que ocurre es que, si los grandes no deberían morirse nunca, mucho menos abandonar la profesión cuando pueden seguir ofreciendo maravillas de sí mismos.

Comentarios
Cargue Más Por José Carlos
Cargue Más En Arte y Cultura

Mira además

Reclama Guillermo del Toro a cervecería por ‘robar’ su imagen

Pide donar las ganancias a equipos infantiles de matemáticas o robótica. Comentarios Artíc…