Para los especialistas, la condición fronteriza de la región aumenta el riesgo de que los negocios sean usados para lavar dinero.

Las multas para empresas que no notifiquen sus transacciones a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pueden ascender hasta 800 mil pesos, por lo que los contadores se capacitarán para orientar a sus clientes y éstos puedan cumplir con sus obligaciones en el combate al lavado de dinero.

El titular de la Comisión de Combate al Lavado de Dinero del Colegio de Contadores Públicos, Jorge Pavón, anunció que el gobierno de México emitió un programa de autoregularización, para que las compañías presenten su información desde 2013.

Los avisos mensuales a la autoridad fiscal están relacionados con operaciones financieras, y aplica para cualquier empresa que haga transacciones con altos montos, por el riesgo de que los negocios sean utilizados para lavar recursos de procedencia ilícita.

El fenómeno se da con mayor frecuencia en los procesos de compra venta de autos e inmuebles, así como en otras actividades comerciales. Pavón mencionó que el gobierno pidió a los contadores que emitan dictámenes que informen acerca de las operaciones financieras, principalmente entre las actividades vulnerables.