Compartir la vida de tus hijos en redes sociales implica ciertos riesgos.

más noticias

Para el 2030 el “sharenting” podría costar más de $870 millones en fraudes en línea.

El “sharenting”, que proviene de la palabra share (compartir) y parenting (paternidad), podría parecer una práctica enternecedora y significativa para los padres, pero en el futuro, muchos niños podrían no estar de acuerdo con que sus vidas hayan sido compartidas.

Cada año, miles de imágenes se usan sin autorización en campañas publicitarias, o incluso para estafas online. Incluso, los datos de geolocalización permiten saber en qué lugar exacto están los niños y dicha información está disponible en Internet.

Además, las redes sociales pueden ser aprovechadas por delincuentes para cometer fraudes por Internet. Se estima que para el 2030 el “sharenting” podría costar más de 870 millones de dólares en fraudes en línea como suplantaciones de identidad, entre otros.

Advertisment
Advertisment