viernes 19 julio, 2024

Come sin culpa y no engordes. Un libro que te dice cómo hacerlo

más noticias

Advertisment
Come sin culpa, pero come bien.
Los beneficios de esta dieta empiezan de inmediato,
aun antes de que nos deshagamos del primer kilo
El doctor David Ludwig tiene más de veinte años investigando por qué las dietas bajas en calorías o grasas no funcionan y lo que es peor: mantienen a las personas siempre con hambre. De ahí que las personas abandonen el régimen o se sientan frustradas al no conseguir los objetivos de peso deseados a largo plazo.
En cualquiera de estos casos hay una razón que explica el fallo: no se engorda por comer mucho. Subir de peso es el resultado de una alteración metabólica que provoca que comamos más.

El hambre es un síntoma de que hay un desequilibrio metabólico provocado por una alimentación inadecuada para nuestro organismo. En otras palabras, debido a la ingesta de alimentos procesados y altos en azúcares refinados, las personas acumulan la mayor cantidad de calorías en las células del tejido adiposo, dejando al cuerpo con poca energía disponible y cuando el cerebro percibe esta baja de energía, se produce hambre. Las células grasas almacenan demasiadas calorías y el cerebro envía una señal de apetito para asegurarse que el metabolismo funcione bien.

Comer más soluciona temporalmente esa aparente crisis de energía, el problema es que esas calorías siguen siendo absorbidas por las células grasas y es muy difícil romper el ciclo de subir de peso y seguir comiendo. Es por ello que consumir menos calorías tampoco es la solución al sobrepeso y obesidad.

En el libro ¿Siempre tienes hambre? el doctor David Ludwig propone atacar las causas y no los síntomas. ¿Cómo? Sin medir las calorías y llevar un programa de nutrición con alimentos ricos en grasas y proteínas saludables, evitando en lo posible los carbohidratos refinados, que son los principales causantes de programar al cuerpo (a través de la insulina) para que almacene la energía (calorías) en las células grasas.

El libro recomienda un programa de tres fases para poner al organismo en el punto de equilibrio y lograr que el cuerpo tenga su peso normal. Sin excesos, sin restricciones y principalmente sin hambre.

Advertismentspot_img
Advertismentspot_imgspot_img
Advertismentspot_img
Advertisment