Sólo ella y sus hijas menores tenían autorizadas las visitas.

Bernarda Guzmán y las dos hijas menores del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán son los únicos familiares a quienes autoridades estadounidenses han permitido visitas, la última se registró en el mes de agosto.

Sin embargo, la visa de la hermana del capo fue anulada por autoridades de Estados Unidos tras una visita a la cárcel neoyorquina donde su hermano se encuentra recluido.