Autoridades desconocen los hechos registrados antes de la balacera en Playas de Tijuana

más noticias

La mujer murió por un impacto de escopeta y la menor por golpes múltiples.

6 Veladoras fueron colocadas en el exterior del domicilio marcado con el número 1990 en Paseo del Pedregal de Playas de Tijuana, lugar donde la mañana del lunes un hombre se parapetó y disparó contra agentes municipales hasta que fue abatido y dónde fueron localizados el cuerpo de su mujer y una hija de 6 meses.

En la fachada de la vivienda se pueden observar los vestigios del enfrentamiento, múltiples impactos de bala en puertas y paredes, al interior diversos objetos y un agujero donde supuestamente fue localizada la bebé horas más tarde de la balacera.

Autoridades no han revelado sus identidades, pero tienen indicios de quien se podría tratar y tienen información que fue deportado y contaba con antecedentes penales en Estados Unidos.

La mujer presentaba una herida por la espalda realizada con una escopeta y que según periciales podría haber fallecido unas horas antes del tiroteo.

Sin embargo, vecinos directos aseguran que José y Lorena, como eran conocidos, manejaban un bajo perfil, él trabajaba en Estados Unidos en la construcción y como electricista, y que la casa era de su propiedad donde tenía más de 10 años de radicar.

La vivienda se ha vuelto en las últimas horas un punto de interés para los que pasan por ahí o viven en los alrededores y que les tocó vivir el tiroteo, aseguran que ya no se puede confiar en la gente y la inseguridad asecha lugares que antes eran muy tranquilos.

En el lugar no hay vigilancia policial. La puerta está abierta pero delimitada con un listón de seguridad, en el interior solo las paredes quedarán de testigo del suceso donde tres integrantes de una familia tuvieron un trágico desenlace en el reconocido fraccionamiento Playas de Tijuana.

Advertisment
Advertisment