Australia construye la valla anti-gatos más larga del mundo para proteger a los marsupiales.

más noticias

Los felinos matan millones de animales nativos cada noche, según la Australian Wildlife Conservancy.

Una agencia australiana de conservación animal, construyó lo que se considera la valla eléctrica más larga del mundo, de 44 kilómetros de largo, para crear un área libre de depredadores.

El proyecto fue financiado con donaciones públicas y gubernamentales, facilitando la reintroducción de 11 especies de marsupiales que están en peligro de extinción o habían desaparecido.

Según detalla la Australian Wildlife Conservancy, el país vio reducido su fauna autóctona por el avance de criaturas introducidas, como gatos, zorros y conejos, y el país ha perdido unas 30 especies desde la colonización europea.

Advertisment
Advertisment