Derek tomó un billete de su alcancía y les dijo que él pagaría por el hospital.

Un niño llamado Derek arrolló accidentalmente a un pollo mientras paseaba en bicicleta y lo recogió para llevarlo a casa. Al llegar a su casa pidió a sus papás que lo ayudaran a llevarlo al hospital. Cuando sus papás se lo negaron tomó un billete de su alcancía y les dijo que él pagaría.

Su padre, conmovido por el gesto, le tomó una foto sosteniendo al pollo y su dinero antes de llevarlo a un centro médico.

Ya en el hospital, el doctor le explicó al pequeño que no había nada por hacer, y este regresó llorando a casa. Sin embargo, tomó más dinero de su alcancía y siguió pidiendo a sus padres que lo llevaran a otro hospital. En ese momento sus padres le explicaron que había muerto.

La historia de Derek se hizo viral conoció luego de que un amigo de su familia publicara 2 fotos del menor.