viernes 28 febrero, 2020

Artista plástica casi muere intoxicada por realizar una escultura con mejillones

más noticias

Las conchas de los mejillones que utilizaba estaban contaminadas y contenían arsénico y plomo.

Recientemente se dio a conocer que la artista plástica Gilian Genser sufrió una intoxicación, tras trabajar durante 15 años en una escultura hecha a base de conchas de mejillones.

De acuerdo con su relato publicado el pasado sábado en la revista Toronto Life, la mujer de 59 años comenzó a realizar la escultura en 2004, la cual fue una estatua de Adán realizada a partir de conchas del mencionado molusco.

La mujer compraba grandes cantidades en mercados chinos y supermercados para después cocinarlos para sus amigos dos o tres veces por semana para trabajar con los restos y avanzar con su obra, luego de años de trabajar en el personaje bíblico, la artista canadiense comenzó a sentirse mal.

La artista sufría dolores de cabeza y vómitos y más tarde los síntomas se empezaron a agravar, al borde de padecer problemas de movilidad.

“Creí que me estaba muriendo, pero quería terminar mi escultura de Adán”, confesó Genser después de consultar a varios especialistas, los cuales no fueron capaces de dar con un remedio al padecimiento que tenía.

Fue entonces cuando un especialista del museo Real de Ontario le explicó a la artista que las conchas y los huesos de los mejillones acumulan toxinas venenosas y pueden ser perjudiciales en su momento.

Al conocer esta información, la artista comenzó a despedirse paulatinamente de su trabajo con las conchas, pero antes de ello quiso terminar la obra de Adán, pese al riesgo que corría su salud.

Advertisment
Advertisment