Según información de la directora, los tres ejecutados arreglaban bicicletas cuando fueron atacados.

La consternación y la necesidad de justicia albergan a la comunidad estudiantil de la Telesecundaria Número 6, en la que estudiaban dos de los tres estudiantes asesinados el sábado; piden el auxilio de las autoridades para proteger a sus alumnos.

Jorge y Alexis, de apenas 14 y 16 años, asesinados junto a otro adolescente la tarde del sábado en la colonia Sánchez Taboada eran “buenos niños”, puntualizó Ana María Curiel, directora de la Telesecundaria Número 6, en la que ambos estudiaron.

El hecho consternó y unió a la comunidad escolar, que realizó una colecta para dar la mano a las familias con los gastos funerarios, ya que se trata de personas de bajos recursos.

La directora resaltó la buena voluntad mostrada por alumnos, maestros y padres de familia.

Como cada año, en la Telesecundaria Número 6 se colocó un tradicional altar de muertos, en el que fueron colocadas las fotografías de ambos jóvenes, víctimas del crimen.

El profesor de segundo grado, Felipe de Jesús Inzunza, explicó el sentir de los estudiantes al ver a sus compañeros en el altar.

La directora secundó el sentimiento de pena y necesidad de justicia que embarga a cientos de estudiantes, así como el miedo que les infunde la violencia armada.

La comunidad escolar pidió al gobierno se realicen operativos para proteger a sus estudiantes incluso en las afueras de la escuela, ya que se trata de una zona de riesgo para las autoridades.