Visita de fotografía, pero con mensaje contundente: muro sigue en pie.

Generó expectativa entre la prensa. Sólo un grupo reducido de manifestantes.

La visita de Trump a los prototipos del muro entre San Diego y Tijuana fue sólo de fotografía, pero el mensaje fue contundente: la propuesta muro continúa.

“Mucho ruido y pocas nueces” es una frase que podría resumir la visita de Donald Trump a los prototipos del muro que pretende construir entre Estados Unidos y México.

Llegó el convoy a la zona, se bajó, vio los prototipos, se tomó la foto y se fue.

Del lado estadounidense, al ser una zona federal pocos medios pudieron ingresar y por ello la prensa local, nacional e internacional se situó en territorio mexicano, en los techos de las casas de cartón, lámina y maderas frente a la malla, en Tijuana.

Al lugar llegó un grupo de manifestantes de Ángeles de la Frontera-Border Angels, quienes colocaron lonas en el cerco fronterizo y gritaron consignas al presidente de Estados Unidos.

Pero siendo honestos, Trump ni vio, ni escuchó las protestas, así como nosotros tampoco lo pudimos observar y es que desde hace días, en la Unión Americana se pusieron cajas de tráileres frente a los prototipos para impedir la visibilidad.

Aunque fue un evento para la fotografía, el mensaje al interior de la Unión Americana y hacia el resto del mundo fue contundente: sigue en pie lo que muchos creyeron era una propuesta de campaña que se diluiría en el gobierno, el nuevo muro entre Estados Unidos y México, más alto y con mayores características de seguridad.

Comentarios
Cargue Más Por José Ibarra
Cargue Más En Internacional

Mira además

Trump considera que la invasión a Irak y Afganistán es el peor error de la historia de EU

Como el “peor error de la historia” de Estados Unidos consideró el presidente …