Una colección inmensa dedicada al ejército que inició hace 78 años.

El rinconcito favorito de su casa, y su único vicio.

Bernardo Flores Cantú, un hombre de 78 años que solo tiene un vicio, atesorar todos sus recuerdos, como él lo llama, en el “rinconcito” favorito de su casa, una colección que inició desde que era un niño y ha crecido a lo largo del tiempo.

Espadas, armamento, granadas, escudos, cascos de guerra y más.

Bernardo guarda un cariño especial por la milicia que fue inculcada por su padre; mismo cariño que lo ha acompañado todos estos años y que no piensa abandonar nunca. Pero ¿qué fue lo que hizo que lo dejará luego de haber servido por más de 30 años y llegar a ser Capitán de Infantería?

Una familia de 4 hijos, 9 nietos y luchar por un matrimonio de 58 años fue por lo que decidió dedicarse a ser maestro de educación física en la Escuela Secundaria Federal Nº 1 Lázaro Cárdenas.

Pero aun así, su segunda profesión no logró que se desapegara de la vida en el ejército. Creando una colección inmensa que considera todavía no está completa pero su esposa considera ya no cabe ni una figura más.

Una colección que Bernardo no presta ni vende, pero si compra y acepta regalos.

Comentarios
Cargue Más Por Liliana Ibarra
Cargue Más En Regional

Mira además

Buscan aprobar más de mil permisos para taxis libres

Más de mil permisos de taxi libre, la desincorporación de al menos cuatro predios municipa…