¡Sí hay delito que perseguir!

ECONOMÍA Y POLÍTICA

Por Rolando Daniels Pinto
rdanielspinto@hotmail.com

*Los puntos de vista reflejados en la presente columna no reflejan la opinión de la empresa Síntesis Tv, sino corresponden a título personal y libre expresión del autor.

Pareciera que en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), ni siquiera están en pañales en cuanto a los delitos cibernéticos, más bien – como diría la abogada Elizabeth Velasco – están aún en condición de feto y no alcanzan a comprender el artículo 175 Quinquies, del Código Penal del Estado.

 

Lo anterior se afirma porque ante la experiencia de ir a presentar una denuncia por el delito de Usurpación de Identidad por la clonación de una cuenta de Facebook la cual se utilizó para difamar y calumniar a políticos de Ensenada, una asistente del Ministerio Público (MP) señalaba que como la difamación y calumnia no son delitos, no se perfeccionaba la comisión del delito causa de la denuncia.

 

Efectivamente, la difamación y la calumnia no se persiguen como delitos sino como daño moral en el Código Civil que en su artículo 1794 BIS señala que “Estarán obligados a la reparación del daño moral de acuerdo a lo establecido en el artículo anterior quienes lleven a cabo las conductas siguientes, que se considerarán como hechos ilícitos:…” y luego describe ampliamente en qué consisten los mismos.

 

Entonces queda claro que la difamación y la calumnia, si bien ya no son delitos, sí son actos ilícitos, entonces el personal de la PGJE no debiera interpretar el Código Penal, sino – primero – comprenderlo y después aplicarlo estrictamente, que para eso están, no para tratar de confundir al quejoso y batearlo.

 

Y es que el Código Penal señala: “Al que por cualquier medio usurpe o suplante con fines ilícitos o de lucro, la identidad de otra persona, (….), se le impondrá pena de seis meses a seis años de prisión y de cuatrocientos a seiscientos días multa. Más aún, en la Fracción III del Tercer Párrafo se abunda así:

 

“Serán equiparables al delito de usurpación o suplantación de identidad y se impondrán las penas establecidas por este artículo, cuando se actualicen las siguientes conductas: (….)… III.- Al que asuma, suplante o se apropie o utilice a través del internet, cualquier sistema informático, o medio de comunicación, la identidad de una persona física o jurídica que no le pertenezca.”.

 

Queda claro entonces que difamar o calumniar son actos ilícitos; también, que se actualiza un delito cuando a través de la clonación de una página de Facebook se usurpa la identidad de una persona para cometer el ilícito de difamar y calumniar. ¿Qué parte no entendía entonces la asistente del MP?

 

Afortunadamente y con mejor criterio, el MP aceptó la presentación de la denuncia y turnarla a donde corresponde para darle el curso legal; a final de cuentas es reconocer el derecho de petición y que la autoridad investigadora defina lo conducente, es decir, si existe o no delito a perseguir. ¡Que si lo hay!

 

En síntesis, es evidente la necesidad de capacitar mejor al personal de la PGJE en cuanto a los delitos contra la inviolabilidad del secreto y de los sistemas y equipos de cómputo y protección de los datos personales plasmados en el Título Tercero del Código Penal del Estado, porque de esos hay muchos.

 

En las redes sociales hay una gran cantidad de cuentas falsas utilizadas con fines ilícitos por muchos cobardes a quienes ya es tiempo de empezar a perseguirlos y castigarlos con toda la fuerza de la ley.

 

*Los puntos de vista reflejados en la presente columna no reflejan la opinión de la empresa Síntesis Tv, sino corresponden a título personal y libre expresión del autor.

Comentarios
Cargue Más Por Síntesis
Cargue Más En Noticias

Mira además

Perfil que incomodó al sindicato

Columna: Tal Cual Comentarios Artículos RelacionadosLas nóminas de $1 de docentes se debe …