¿Se deberían usar vientres artificiales para bebés?

Esta nueva tecnología podría tener consecuencias legales y éticas en el futuro.

Con las impresiones en tercera dimensión, los órganos cultivados en laboratorios y las nuevas prótesis de extremidades, la ciencia se acerca cada vez más a replicar las partes y funciones del cuerpo humano. Pero a pesar de varios intentos, todavía no hay cómo replicar la gestación humana fuera del útero, y algunos elementos importantes de la interacción entre la madre y el feto siguen siendo un gran misterio.

No obstante, hace poco los científicos anunciaron que habían creado un útero artificial en el que ovejas nacidas prematuramente crecieron durante un mes. No se espera que las pruebas en humanos se realicen sino hasta dentro de tres a cinco años, si es que llegan a hacerse. Y es que, si un vientre artificial para los bebés prematuros llega a tener éxito, eso podría tener consecuencias legales y éticas de gran alcance.

Un bebé alimentado en un útero artificial sería similar a un bebé extremadamente prematuro nacido hoy y mantenido vivo mediante la tecnología de incubación actual, que a menudo provoca complicaciones que ponen en riesgo la vida.

Los bebés extremadamente prematuros enfrentan una batalla cuesta arriba mientras se ajustan a la vida fuera del útero, con problemas como pulmones que no están completamente desarrollados, necesidades nutricionales específicas, retos de neurodesarrollo, riesgo constante de infección, y una piel extremadamente frágil que se deshidrata rápidamente y se rasga con facilidad.

Idealmente, un útero artificial podría controlar esas y otras complicaciones brindando un ambiente controlado para reducir la pérdida de energía y apoyar el crecimiento al limitar la exposición a bacterias y hongos, además de minimizar los riesgos de infección.

Uno de los problemas de usar el vientre artificial se relaciona al vínculo con los padres. Muchos estudios han demostrado que la interacción con los padres da como resultado un mejor desarrollo de los bebés prematuros.

A pesar de poderse ver el potencial de esta nueva tecnología para extender los límites de la viabilidad, se cree que la tecnología del útero artificial está lejos de uso clínico y no toma en cuenta los grandes avances con los que contamos actualmente para el cuidado del bebé prematuro.

Comentarios
Cargue Más Por Síntesis
Cargue Más En Ciencia y tecnología

Mira además

Crean un gel que permite elegir el sexo de tu bebé

Este compuesto químico aún está lejos de comercializarse. Comentarios Artículos Relacionad…