Le dio un raro tipo de cáncer por morderse las uñas y le tuvieron que amputar un pulgar

El dedo de Courtney Whithorn no paraba de sangrar y su piel tomó un preocupante color negro.

Courtney Whithorn de Queensland, en Australia, adquirió el hábito de morderse las uñas cuando era niña, sin pensar que esa mala costumbre le provocaría una grave enfermedad años después.

A sus 20 años, la joven notó que el pulgar de su mano derecha comenzó a ponerse negro. Un médico le quitó esa uña, y descubrió que había desarrollado un melanoma subungueal lentiginoso acral, un extraño tipo de cáncer.

Courtney necesitó dos operaciones para que le extrajeran la uña, pero cuando eso no solucionó el problema, los cirujanos decidieron amputarla, y ese procedimiento confirmó la necesidad de quitar una parte del dedo, ya que el cáncer había comenzado a expandirse.

La víctima tuvo la última cirugía la semana pasada y aún aguarda los resultados para conocer su estado, aunque ya sabe que deberá someterse a controles exhaustivos durante los próximos cinco años.

Comentarios
Cargue Más Por José Carlos
Cargue Más En Internacional

Mira además

Trump viaja a California por la catástrofe forestal

El presidente estadounidense está inconforme con el mal trabajo hacia la catástrofe forest…