Facebook y Twitter hacen frente al terrorismo.

Primera Ministra de Reino Unido solicita a las empresas de Internet y redes sociales tener una posición firme en sus servicios.

Facebook está decidido a convertir su plataforma en un ambiente hostil para el terrorismo, una posición que fijó a través de un comunicado luego de que sucediera recientemente un ataque en Londres que dejó muertas a siete personas .

La Primera Ministra Theresa May señaló que entre las medidas necesarias para combatir el extremismo se hacía necesario la implementación de regulaciones internacionales sobre el Internet, ya que apunta a las grandes empresas de ser en parte responsables por facilitar contenido ideológico.

Sin embargo, firmas como Facebook condenaron los ataques de Londres y tomarán acciones para eliminar el contenido terrorista de su plataforma tan pronto como sea localizado.

Incluso tienen previsto que si el contenido involucra daño inminente a la seguridad de una persona lo notificarán a la policía.

Así mismo, la red social Twitter señaló que también estaban trabajando para combatir la difusión de la propaganda militante en su sitio web, afirmando que el contenido terrorista no tiene cabida en Twitter por medio de un comunicado.

Señalaron que en la segunda mitad de 2016 habían suspendido casi 400.000 cuentas vinculadas a las actividades extremistas.

En Twitter aseguran que continúan ampliando el uso de la tecnología como parte de un enfoque sistemático para eliminar este tipo de contenido terrorista.

La primer ministro May ha estado presionado previamente a firmas de Internet para que asuman más responsabilidad por el contenido publicado en sus servicios, de hecho el mes pasado prometió que si gana las próximas elecciones, creará una medida para hacer pagar a las empresas el costo de vigilar la Internet con un impuesto de toda la industria.

Comentarios
Cargue Más Por Síntesis
Cargue Más En Internacional

Mira además

Queda México en segundo en Miss Mundo.

Hoy se realizó la final del concurso Miss World en la ciudad de Sayna, China y la represen…