Calle Arroyo en Tijuana, un mar de lodo con lluvia

Con sandalias y una falda hasta los tobillos, para que la señora Norma pueda salir de su casa, ubicada en calle del Arroyo, debe pasar por un camino de tierra, piedras y basura que se convierte en un mar de lodo y excremento cuando llueve.

Un tramo por el que transita dos o tres veces al día, aunque dice que ya está acostumbrada luego de tantos años.

Al igual que la señora Norma, cada que se viene el aguacero, para Gabriel y su familia es imposible subir a la calle 16 de septiembre y transporte público que los lleve a sus trabajos.

Comentan que a veces el agua les ha llegado hasta las rodillas.

Aunque la calle fue invadida por casas de madera con techos de lona, vecinos de colonia Las Torres afirman que esto no es motivo para que las autoridades los tengan olvidados y solo en periodo de elecciones se aparecen para prometer algo que no han cumplido en 36 años.

Y es que, a pesar de ser un tramo largo, comentan que no tienen otra opción más que seguir cruzando por la calle y ganarse el pan de cada día.

Los residentes hicieron un llamado a las autoridades para que observen que no muy lejos del centro de Tijuana, hay colonias que aún viven como si fuera una zona rural.

Comentarios
Cargue Más Por Liliana Ibarra
Cargue Más En Regional

Mira además

Don Vicente desafía el tráfico para salir adelante

A diario, una persona de la tercera edad sobre una silla de ruedas, sortea autos en medio …