29 de mayo: Día mundial de la salud digestiva.

Es tiempo de poner atención a nuestro cuerpo.

 

El Día Mundial de la Salud Digestiva (DMSD) se celebra cada año el 29 de mayo. Se trata de un día en el que se pretende aumentar y favorecer una alimentación sana y saludable para el organismo para evitar padecer enfermedades digestivas.

A través de la Organización Mundial de Gastroenterología (World Gastroenterology Organisation) se promueve una jornada mundial desarrollada por más de 110 sociedades nacionales del Aparato Digestivo con más de 50.000 miembros.

Cada año es elegido un tema sobre el que versarán todas las actividades de ese día:

Para este 2018 serán las  Hepatitis Víricas:  Hepatitis B y la Hepatitis C. 

La hepatitis B es una enfermedad producida por la infección de un virus de tipo ADN, que infecta e inflama el hígado. Puede producir un cuadro agudo (hepatitis B aguda) o que se prolonga en el tiempo (hepatitis B crónica).
La hepatitis B aguda y crónica son enfermedades contagiosas. Por ello, las personas con hepatitis B deberían tomar unas sencillas medidas para reducir el riesgo de contagio entre sus contactos más cercanos, como serían:

  • Comentar la infección con cualquier compañero sexual así como usar preservativo en todos los contactos sexuales.
  • No compartir maquinillas de afeitar, cepillos de dientes ni otros dispositivos que puedan contener sangre.
  • Abstenerse de donar sangre, órganos, semen o cualquier otro tejido.
  • Familiares y convivientes directos deben ser estudiados para conocer si están inmunizados, y si no lo están deberían vacunarse.
  • No compartir agujas ni jeringuillas.
  • Limpiar la sangre de personas infectadas con una mezcla de agua (9/10 partes) y lejía (1/10 partes).

La hepatitis B no se contagia a través de:

  • besos o abrazos,
  • compartir utensilios de cocina o vasos,
  • tos o estornudos,
  • lactancia materna.

 

La Hepatitis C es una enfermedad causada por la infección de un virus sobre el hígado causando una inflamación del mismo. Pero esto no significa que sea una enfermedad hepática exclusivamente, sino que se debe englobar dentro de las Enfermedades Sistémicas o que afectan a todo el organismo.

Podemos distinguir dos tipos de infección la Aguda y la Crónica:

  • La Infección Aguda: este tipo suele ser asintomática y rara vez se asocia a una hepatitis fulminante, que es un cuadro potencialmente mortal. No se conoce con exactitud, pero se estima que aproximadamente un porcentaje del 15% de las personas infectadas, pueden eliminar el virus gracias a su sistema inmune sin necesidad de tratamiento.
  • Infección Crónica: es la forma habitual. Sus síntomas son leves o inexistentes hasta que se desarrollan estadios avanzados de la enfermedad como es la cirrosis y sus complicaciones. Se suele detectar cuando se realiza una analítica sanguínea y se detecta una alteración en los parámetros de función del hígado y se comienza a estudiar estas causas.

 

Con información de: Fundación Española del Aparato Digestivo.

Para más información consulte: https://www.saludigestivo.es/dia-mundial-de-la-salud-digestiva-dmsd/dmsd-2018-hepatitis-viricas/

Comentarios
Cargue Más Por Síntesis
Cargue Más En A tu Salud

Mira además

Decoración navideña en tonos dorados

Cinthya Martínez de Para Pasteles Todo, muestra cómo decorar un pastel de forma navideña c…